puerta de los atlantes en el hermitage

Puerta de los atlantes en el Hermitage

El Hermitage es un destino que no pueden dejar de visitar los amantes del arte y la cultura, este museo es una de las pinacotecas más importantes de todo el mundo, y se encuentra a las orillas del río Neva en la capital de San Petersburgo.

En el Museo del Hermitage verás más de tres millones de obras de arte entre pinturas, mobiliario, esculturas y hallazgos arqueológicos, se trata de un recorrido impresionante por la historia rusa. El lugar atesora piezas desde la prehistoria hasta el siglo XX, pero es gracias a Catalina la Grande que gobernó Rusia desde 1767 hasta 1769, que hoy podemos disfrutar del arte europeo de todos los tiempos.

Catalina adquirió colecciones privadas de políticos europeos y nobles que tenían obras de los maestros más famosos de todos los tiempos, colección que fue ampliada por Nicolás II y Alejandro I, pero fue Nicolás II quien lo convirtió en un Museo de estilo imperial. El Hermitage une cinco edificios, el Teatro de Hermitage, el Palacio de Invierno, el Hermitage Pequeño, el Nuevo Hermitage y el Hermitage Viejo.

Por su parte, el Teatro del Hermitage es uno de los más antiguos de San Petersburgo y de toda Rusia, el auditorio del mismo tiene mucha similitud a los de la Antigüedad con forma de anfiteatro, pero lo más llamativo es que esta decorado con columnas de mármol y esculturas de estilo clásico.

Dentro de este complejo arquitectónico se encuentra el Pequeño Hermitage que sirve como vínculo entre el Palacio de Invierno, el Gran Hermitage y el Nuevo Hermitage. El Pequeño Hermitage fue construido por orden de Catalina II en el año 1765 el cual sirvió como residencia de descanso y al que solo podían acceder invitados especiales.

La entrada al Museo del Hermitage

Una de las características más llamativas del Hermitage es la entrada principal del museo, en el que se encuentra una puerta con figuras grabadas de atlantes hechas en granito, se encuentran específicamente en el Nuevo Hermitage y fue el primer edificio que se construyó en Rusia entre 1842 y 1851 por el arquitecto alemán Leo Von Klenze.

La presencia de la imagen de los atlantes en la puerta del Hermitage se debe a que estos son un símbolo de San Petersburgo e incluso aparecen decorando muchos edificios del centro histórico. En la puerta del Hermitage se encuentra una de las figuras más llamativas de los atlantes, porque según una leyenda urbana de San Petersburgo estos traen buena suerte y para obtenerla hay que tocarles el dedo gordo del pie.

Como puedes observar el Museo del Hermitage es un lugar que no puedes dejar de visitar ni de recorrer por ser uno de los atractivos principales de San Petersburgo, no es sólo el resultado de mucho trabajo, sino que también hoy en día funciona como una fuente de inspiración para otros artistas. No te arrepentirás de haber visitado este complejo arquitectónico, en especial si eres amante del arte de cualquier estilo y de las construcciones imperiales.